lunes, 8 de marzo de 2010

La culpa fue de los Bee Gees



Con el depresor aplastando la lengua el otorrino no hacía más que susurrar:

- Mmmmm.

Yo iba acumulando tensión física en la mandíbula y en el corazón. Mientras él hacía de psicoanalista. Una vez acabada la exploración volvió a su silla.

- Ese tono suyo…. y esa faringitis… crónica…Tiene una faringitis crónica. ¿Habla usted mucho?
- Sí. Básicamente es la forma en que me gano la vida. Hablando.
- Pues seguramente por eso tiene la faringitis y regularmente le aparecerá, ¿no?
- Sí, más o menos. Pero no creo que sea de hablar mucho. La culpa la tienen los Bee Gees.


Bueno, concretamente de “Stayin' Alive”.



No sé si me equivocaré mucho, pero probablemente usted pase más tiempo buscando las causas de sus males, que las de su bienestar. Cuando estamos espléndidos no buscamos causas, ni escribimos poesía. Vivimos, sin más.

Recuerdo estar tumbado boca arriba sobre el cesped, hace muchos años, un día de vacaciones en Semana Santa. Miraba un cielo con esponjosas manchitas blancas: “Esto es la felicidad”. Algo tan intangible, tan inasible, tan perecedero. Montarse en una nube, como Heidi, sin preguntarle siquiera al abuelito que sustancia lo había hecho posible.

Antes de que hablara por los codos dentro y fuera de la consulta era un chico tímido e introvertido. Algunos de los amigos de la pandilla ligaban como descosidos en la época en la que ligar ere el fin principal de nuestras existencias. John (Travolta) acabó por abrirnos los ojos a los exhortados. El cine era mi principal fuente de inspiración y conocimiento, de forma que dejé a un lado el punteo simulado de "Smoke on the Water" sobre el pantalón acampanado de cuadros escoceses y me pasé al bando de lo hortera sin contemplaciones. Era tan negado para bailar como lo había sido para estar hablando de cosas intrascendentes el tiempo necesario para que algo en forma de promesa nocturna cuajara de la conversación. Imitaba aún peor el falsete de los Bee Gees que los pasos de Tony Manero. Mi tono era incluso más repudiable, pero afortunadamente, apagado, como mi vergüenza, por los watios de los megaaltavoces de la disco. Aquella fiebre duró lo suficiente como para que mi garganta se desgarrara definitivamente, pero no lo bastante como para acabar de impresionar a las que se suponía que debía transmitir algo.

Puestos a elegir un momento y una causa, señalo sin pudor aquella. Es lejana en el tiempo y además tiene poco que ver con nada que pueda hacer ahora por remediarlo. De esta forma me puedo dedicar a lo que sea, sin tener que pasar tiempo pensando en cómo, por qué y cuándo podré recuperar lo irrecuperable.

Como podrá comprobar, en cuanto Heidi empezó a preguntarse por las causas de su felicidad su vida se convirtió en un desastre.
Viva. Tiene canon, pero merece la pena.


18 comentarios:

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Me ha parecido un post genial, Mr, muy buena reflexión e idea, inmejorable. Pero no estoy de acuerdo con eso de que la poesía no se escribe en todos los momentos... ¿Solo cuando uno está de bajón se escribe?
Igual lo entendí mal.

Un beso, ah, ah, ah, ah, stayin aliveeeeeeeeeeeeeeeeeeeee aaaaaaaaa!
(jajajaj, es la onomatopeya más rara de mi vida, jajajaja).
LADY JONES

Walden dijo...

Hola, Lady. ¿Tú escribes poesía? y si escribes poesía, ¿eres capaz de hacerlo en estado de plenitud? Si es así, te pongo un aspa en tu casilla, pero que sepas que vais 99 a 1.
PD: Como comprenderás no voy a repetir el gritito, dado el estado de mi garganta desde entonces.
Un beso.

Anónimo dijo...

jajaja, te imagino con los pantalones acampanados, una pena que no hayas puesto fotito.
Un beso

Un paseante dijo...

Vaya. Algo parecido me ocurrió a mí en la juventud, pero con la nariz: yo intentaba emular la voz de nasal de Ian Anderson (Jethro Tull). Somos una generación de psicoanalizables... por otorrinos.

Isabel dijo...

Hola Walden,pues yo diría que estoy de acuerdo con "Un saxofonista...".
No sólo de tristeza vive la poesía.
Quizás todo lo que nos emociona,nos altera,nos estimula en uno u otro sentido hace que escribamos; como la alegría,el amor,la melancolía,la frustración,la excitación...etc.
Muchas cosas nos hacen escribir poemas y, en algunos casos, hasta cantar a viva voz jajaja.

Unas veces nos desbordamos y otras nos contenemos,pero ambas circunstancias son dignas de expresión...
Al menos en espíritus sensibles...
Siempre es un placer leerte.Un abrazo y buena semana.

Frabisa dijo...

Es cierto, concuerdo contigo, el dolor es mucho más fértil (al menos eso dicen los que necesitan inspiración para su labor) que la felicidad.

Se han dedicado millones de páginas a hablar del dolor y otras tantas para conseguir la felicidad.

La felicidad es mucho más plana, estamos bien y ya no ansiamos nada más.
Yo me quiero feliz o al menos sin preocupaciones, me conformo con el bienestar ¿no pido nada ehh?:))

un beso

Walden dijo...

Anónimo: Lo malo es que yo no sólo lo imagino, a veces lo recuerdo.

Paseante: jajaja, J.Tull es uno de mis grupos preferidos. Ahora mismo, de hecho, estoy escuchando el eterno Aqualung (...Sitting on a park bench, eyeing little girls with bad intent...- qué pervertido). Entre desgañitarse con los BG o con Jethro, está claro que tu problema nasal mereció la pena.

Isabel: Vale, pero cuando te leo me da la sensación de que escribes un 90% desde la tristeza y un 5% desde la esperanza (el otro 5% lo dejo para la zona interior equilibrada, que he comprobado que se te da bien). Repasa tus poemas y escritos en el blog y dime si me equivoco mucho. Un beso.

Hola Fra: Sí, no está mal eso de aspirar al bienestar, sin más. Se arriesga menos, pero también se sufre menos.
Un beso.

Leonor dijo...

Entonces, Juan, ¿cuál es tu estado de ánimo cuando escribes en el blog? si estás contento ¿no escribes?,jaja.
Bueno yo nunca he escrito más allá de mi diario adolescente y cuestiones laborales, pero también creo que la tristeza da más juego.
Un besaso.

Barbarella dijo...

GRande el post!
A mi me pasaba tres cuartos de los mismo con la época de "a ver si esta noche ligamos". Nuestro problema de lógica era: Salen 7 chicas de fiesta, y sólo quedan dos hablando en un banquito ¿Qué ha pasado?".
cuidate esa garganta, seguro que tienes muchas cosas que decirnos.
He disfrutado de este momento de encuentro con Tony..(Suspirito)
Un gran saludo.
B.

P.D. Mis alumnos se han dibujado con su profesión futura. Uno ha dibujado a un tipo con las orejas enormes...le ha titulado ESCUCHADOR PROFESIONAL.

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Ayer casualidad o no, sonó en la radio Stayin Alive y de repente me vi cantándola loca y a Baby mirarme y dije, no! esto es de psicoanálisis fijo!!!
Un beso, jajajaja
LADY JONES

Walden dijo...

Baaaarb, ¿cómo puedes estar tanto tiempo sin nosotros, los que nos pisamos la realidad de las cosas?
Jajaja, sí, me suenan todo: lo de " a ver si.." y lo de la barra hablando, afortunadamente luego llegó la fiebre y aunque seguía sin ligar, ya no pude parar de bailar (un descanso).
Dile al Gran Escuchador Futuro que ha elegido bien; hay mucha más gente dispuesta a hablar que a escuchar.
Un beso y espero un post tuyo pronto.

Lady: Impresionante. Tiene que ser algo relacionado con la fuerza bloguera en conjunción con algo. Una pena que tu hija aún no grabe videos para youtube, jeje.
Un beso.

Carol Guerra Hidalgo dijo...

Pues yo quiero foto con pantalón de campana y yo no soy de mucho escribir y menos poesia(no me atrevo), pero si es cierto que cuando tengo "los cuernos retorcios..." me expreso mejor. BESOS AMIGO

Walden dijo...

Hola Lena: Las entradas del blog las puedo escribir desde la tristeza hasta la alegría desbordante, pero para darle forma de poema necesito una pena "jonda". La injusticia me inclina más hacia la ironía en formato panorámico. Te apunto en mi lista. Luego cuento cómo vamos.
Un beso Lena.

Walden dijo...

Carol, veo tu foto y me entran ganas de salir corriendo a por la cámara.
Al final los de la versión blues de la poesía seremos mayoría, ya lo estoy comprobando.
Igual tengo fotos con el pantalón escocés, lo que no tengo es falta de pudor suficiente para publicarla.
Un saludo.

Isabel dijo...

Jaja,Walden...No suelo repasar lo ya escrito por mí ,por lo general;quizás porque sé que son circunstancias distintas cada día que pasa.
Mis escritos tienen cierto color oscuro(confieso que durante estos últimos dos años tal vez más) por circunstancias especiales que me han dejado huella; pero por lo general,aunque sea verdad que usamos más la escritura para el desahogo, me gusta también escribir por todo lo que me rodea y me "afecta" de manera especial o me llena.

Escribir,como hablar, es una de las mejores herramientas que tiene el ser humano,creo yo...
Y yo las uso para contar sentimientos y emociones que he sentido o que aún siento.
Cuando los expreso me estoy haciendo un gran favor jajaja, ¿acaso no es algo saludable? jajaja...
Eres todo un "peligro", demasiado observador diría yo,jajaja.

Tendré cuidado con lo que escriba a partir de ahora...jaja; es broma,eh.;-)
Gracias por tu respuesta y comentario.Mis saludos más "equilibrados" para ti :-))
Buenas tardes.

Walden dijo...

Equilibrada Isabel, efectivamente el porcentaje era ese. Lo puedes comprobar. Ayer tenía una adolescente en la consulta que me dijo que escribía poesía. Le pregunté cuándo era más fecunda su creatividad y me respondió que en la época en la que era acosada en el colegio. Ahora escribe de la primavera y del día de la mujer trabajadora, pero la producción ha disminuido bastante. O sea, que todo apunta en la dirección señalada, jaja.
Un beso.

La chica de la farmacia dijo...

Sólo pasé a decirte... te extrañé.

Y a dejarte un besoabrazo enorme =)

Walden dijo...

¡¡Menuda sorpresa!!
Otro BA para ti.