jueves, 19 de mayo de 2011

KM. 0: INDIGNACIÓN








Una compañera de trabajo me contó que su madre, cuando veía en televisión hablar a personas de otros países en su idioma, solía santiguarse y decir: “¡¡Gracias, Dios mío, por darnos una lengua tan clara!!”.

Recordé esa historia mientras Pablo, un amigo al que no veía hace años, desgranaba su experiencia en el país al que se fue a trabajar, allá en el África subsahariana. Una democracia nueva, forjada sobre una larga dictadura salpicada de batallas y levantamientos tribales.
Dice mi amigo que existe una opresión silenciada y silenciosa, porque está basada en la idea de que esto es lo mejor que se puede tener. Los candidatos que salen elegidos van colocando en puestos de responsabilidad a todos aquellos que han mostrado lealtad suprema, por encima de que tengan o no capacidad suficiente para los cargos, con lo que se ha creado una especie de oligarquía de ignorantes y presuntuosos, que gestionan la economía y los recursos según sus intereses particulares, y que machacan –enfatiza Pablo- a todo aquel que ose enfrentársele.

Cambiaron las plantaciones de algodón por tierras subvencionadas de girasoles, que se recogen con una maquinaria que elimina de golpe toda la mano de obra anterior. Por lo que la falta de previsión y preparación ha llevado al país a unos niveles de desempleo desconocidos. Ahora, los fibrosos trabajadores se han convertido en tabernarios panzudos, que malviven con recursos sociales miserables, temerosos de que algún cambio político pueda implicar perder tales supuestas prebendas.

La ilusión inicial por el cambio ha dado paso al desencanto y finalmente, a la resignación. Una ola de nihilismo se extiende como una mancha espesa que va cubriendo al país. Nadie quiere implicarse. La política ya no se ve como una forma de trabajar para la colectividad, un puesto de prestigio y respeto, sino como una forma de conseguir beneficios particulares y partidistas. Esta actitud ha propiciado el arribismo de mediocres sin escrúpulos, cuyo único mérito es tener un carnet del partido en la cartera y haber hecho las suficientes genuflexiones como para que te sangren las rodillas.

La impunidad es casi total. Los casos de corrupción que llegan a los tribunales son siempre de hombres de paja, títeres a los que se les ha puesto en cargos intermedios para que asuman responsabilidades en caso de necesidad.

Nadie cree las consignas electorales, porque luego tienen poco que ver con lo que realmente se hace.

- El clientelismo, los enchufes, la prevaricación,… Un ambiente insufrible… - comenta Pablo- Y ahora llego aquí, y me encuentro con un montón de insurgentes protestando por cómo van las cosas. ¡Ya me gustaría a mí que se dieran una vuelta por allí!.

- Es verdad – le digo yo- tendríamos que dar las gracias a Dios por tener una democracia como la nuestra.

Apuramos la cerveza y nos fuimos a buscar la tienda de campaña y los sacos de dormir.




















Online video chat by Ustream

8 comentarios:

Irreverens dijo...

Está clarísimo, Walden. El hecho de que el vecino esté peor que nosotros no significa que tengamos que conformarnos con nuestra mediocridad.

¡Alcémonos de una vez por todas y, sobre todo, no dejemos que vuelvan a silenciarnos!

Un besazo
:)

Walden dijo...

Hola Irre, qué alegría verte por aquí.
Pues eso, toca levantarse.

Otro beso gordo para ti.

MT dijo...

INDIGNACIÓN: Enojo, ira, enfado vehemente contra una persona o contra sus actos. (Rae).

De tanto asumir, claudicar, resignarnos y pasar por el aro ya casi que no sabemos qué es un "enfado vehemente"contra el sistema...o quizás sí?...

Un besazo, Walden!

Isabel dijo...

Estimado Walden, indignación es ya pasado,creo que ahora es tiempo de reacción...¿Estamos a tiempo? ;-)
Pues eso...
Ojalá cunda el ejemplo...
Un besazo y gracias por tu comentario,amigo. Buen fin de semana.

Walden dijo...

Claro que sí, lo sabemos. Estamos convocados a ello, MT.

Tiempo de actuar, completamente de acuerdo, Isabel.

Un beso a ambas.

irene dijo...

A mí me hace feliz y me emociona vivir este momento, sólo la idea del pensamiento del cambio es positiva, se pueden lograr cosas, más o menos, poco a poco, tal vez se necesite tiempo, pero lo importante es haber comenzado a intentarlo.
Un beso, Walden.

Mª José dijo...

Viví con ilusión y espectación ese movimiento; pensé que al fin despertábamos, que dejábamos de ser un pueblo de borregos...un día de estos hablaré sobre la "tolerancia".

Mª JOSE dijo...

He dicho, mejor he acabado de decir.