jueves, 15 de abril de 2010

La gota que sube


Contrariamente a lo que se suele pensar, el porcentaje más alto de trastornos del estado de ánimo y de ansiedad no está directamente relacionado con desencadenantes traumáticos. Para las muertes, enfermedades incurables, rupturas sentimentales, etc., tenemos una especie de tempo social preestablecido, unos comportamientos aprendidos por el doliente y por los que consuelan, que en muchos casos facilitan el tránsito, el duelo.

Es otro tipo de estresores cotidianos, pequeños, casi transparentes, los que producen los peores trastornos por su efecto acumulativo e intangible.
No crea que estos acontecimientos son todos negativos, las vacaciones, que al fin le devuelva la mirada la chica del pub, que lo asciendan en el trabajo, etc., tienen también ese potencial efecto desestabilizador. Es posible que no pasen de 1.0 en la escala Ritchter, una pequeña explosión allá al fondo, en las glándulas que descansan sobre los riñones, pero es el insidioso proceso de unos sobre otros el que puede treaerle aquí delante, a esa silla fresa ilusión al otro lado de la mesa.

- Estoy mal, pero no entiendo por qué: tengo trabajo, una familia estupenda, salud,…


El estrés es más un proceso interactivo, en el que usted es parte activa, que simplemente un estímulo (un jefe desquiciado) o una respuesta (elevación de la tensión arterial, irascibilidad,..). Pero claro, si no localiza la causa, o si apunta en la dirección equivicada, no podrá actuar sobre los agentes potencialmente estresantes o realizar actividades que le permitan compensar la situación, o bien, cuando sea posible, modificar el contexto. No siempre somos conscientes de que es esa pléyade de liliputienses que nos están dando patadas insustanciales en los tobillos la causante del tormento, por lo que es posible que acabemos autoadministrándonos una dosis extra de sufrimiento buscando causas más trascendentes y gulliverianas.
Existe, por otra parte, una creciente intolerancia al malestar, a las contrariedades. Algo que parecería una conspiración de los distintos colegios de psicología para no quedarnos sin trabajo, pero que en realidad estamos empeñados en construir entre todos porque sabemos que cuanto más insatisfechos estemos más ipad vamos a comprar.
Cada vez que escucho a un adolescente con trastorno tipo "nolopuedosoportartitis" recuerdo la voz en off de la película “Delicatessen” desgranando aquello que le gusta y lo que no:

“Me gusta… no me gustan las barbas sin bigote,.. no me gusta la gota que sube…”

19 comentarios:

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Umm... conozco la sensación, el stress, y las pequeñas cosas que desestabilizan... pero, pregunto. Si la gota sube no es mejor a que si la gota baje o no he entendido nada???
Un beso.
LADY JONES

PD. Y entonces la solución para desconectar de uno mismo es????

Isabel dijo...

La verdad,Walden, hallar alguien tan equilibrado que no le apriete el estrés, que domine las contrariedades,que no se "autocastigue" con infinididad de culpas, que tolere y acepte que la vida es "eso que nos sucede mientras estamos empeñados en hacer otros planes", que...etc,etc,etc...

No sé,creo que no existe o si existiera no sería humano...
Sí es cierto que unos "lo llevan" mejor que otros,otros no lo intentan,algunos no saben,otros no pueden y algunos otros ni siquiera quieren...

En fin, esta jaula de grillos en la que andamos viviendo me parece cada día más desquiciada,pero sigo preguntándome en qué momento hemos permitido que se nos fuera de las manos...

¿Hay solución aún?Vale,manos a la obra... :-)
Siempre es muy grato pasar por tu divan,amigo ;-)

Alís dijo...

Entiendo, entonces, que ninguno nos libramos del estrés, nos vaya mal o nos vaya bien ???
Y que la única solución es que seamos capaces, sin ayuda o con ella, de encontrar la verdadera causa o estamos perdidos ???
Si es así, creo que acabo de estresarme.
¿Tus pacientes se sientan en una silla fresa ilusión?
Besos

Walden dijo...

Lady: lo de la gota que sube se refiere a algo escatológico: una (o varias) gota que sube y pueden resultar molesta por cuanto te salpican y por donde te salpican.
Respecto a lo que comentas de la "desconexión", basta con tirar del cable, ¿no? ;-)
Un beso.

Walden dijo...

Isabel: Yo tampoco he encontrado a nadie así y si lo encontrara tendría un problema mayor, seguramente.
Un beso.

Walden dijo...

jajaja, me he explicado fatal, evidentemente. Me refería a algunas personas que sufren un trastorno de ansiedad o depresión en el que la suma de esos pequeños estresores cotidianos juega un papel importante, el resto de los mortales convivimos y muchas veces incluso buscamos esos subidones, sin más compliaciones.

Los tíos en general y yo en particular, tenemos una visión bastante limitada para los colores. Siempre me ha llamado la atención cuando alguien me dice que tal cosa es de color blanco pálido o cosas así, por eso, un día que un paciente me dijo: "Qué color más raro tienen estas sillas", y le dije: "Sí, son rojos ilusión"
Un beso.

La chica de la farmacia dijo...

¡Joder! ¡Menuda entradita padrino!

A mi tampoco me gustan las barbas sin bigotes, y al igual que mi madrina, no comprendí mucho lo de la gota :S ¡perdón!

Una sola vez en mi vida me diagnosticaron estres, ¿cómo hice los otros días de mi vida para no estresarme? Es simple. Me apago... toco un botoncito que tengo en mi muñeca izquierda que dice ON/OFF y me apago; dejo que todo "me resbale"... no me engancho, porque ya demasiado conmigo.

En la farmacia los pacientes depresivos y con trastornos de ansiedad, abundan. Y como si no bastara su consulta psicológica, también me cuentan a mí de sus problemas... no sé, como buscando apoyo moral, supongo. Sí, también hago de "oído amigo" y además de los liliputienses que patean mis tobillos, cargo con liliputienses ajenos. No negaré que hay situaciones que me superan, pero cuando me siento así, abatida, me da por cantar. Entra otro cliente y me encuentra así, cantando. Supongo que eso es bueno, indica que no tengo trastornos de ansiedad ni depresión. Soy una mortal del montón, al menos por ahora...

Un gran beso, padrino. Extrañaba venir a tomar mate con vos y sentarme en tu sillón rojo ilusión... y es que hoy tuve un ratito libre :)

PD: Me encantó el comentario de Isabel.

Walden dijo...

Hola ahijada, personalmeente no soy nunca consciente de estar estresado porque suelo estar "navegando" continuamente, así que no he tenido que utilizar ese útil recurso de la botonera. Por cierto, cuando no estoy navegando estoy cantando, en eso sí coincidimos.
Me alegra verte por aquí. Un abrazo.

Pablosky! dijo...

Nunca me estreso, todavía soy joven!

Saludos,
cuaderno3

Walden dijo...

Pablosky: debe ser aburridísimo ser joven y no estresarse.
Gracias por pasar por aquí.
Un saludo.

Irreverens dijo...

Hola Walden, cualquiera diría que esto lo escribiste tras leer mi entrada de la semana pasada, titulada "Revuelta"...
:P

A ver si consigo rebajar el estrés laboral en mi vida y logro leer más blogs y más a menudo.

Un saludete y feliz fin de semana.
:)

Historias de Mujeres dijo...

Hola Walden, otra vez re entusiasmada al leer tu entrada. Es que es un tema que siempre anda dando vueltas por ahí. A quién no le ha pasado a veces. Lo bueno es cuando la persona puede darse cuenta y abrir el abanico de posibilidades para bajar un cambio. Bueno, al menos eso se me ocurre a mí.
Saludos y buen fin de semana.
Gabriela.

Barbarella dijo...

Un hombre se despierta por la mañana, como todos los días se va al cuarto de baño, coge el cepillo de dientes y OHHHHH!! la pasta se ha acabado,y el hombre sin saber porqué empieza a llorar sin consuelo. Una cosa más que le fustra, que no controla, que no, que no...
Aunque mi hombre no estaba estresado, sino deprimido, es un ejemplo de aguantar uno más, y desbordarse con un puntito de nada..
¿Porque te has enfadado tanto cuando te he dicho que compraras tú el pan?.
EL estrés motiva, moviliza..
Yo confieso que tengo un puntito de placer cuando tengo que presentar un montón de informes con un tiempo limitado, y con agobio pero asombrándome de que vaya saliendo y al final, llego a la metaaaaa!! esos marathones con final feliz.
Me sorprendiste con tu gota escatalógica, y ese recuerdo de un hombre comiendo Aggh!!!
Un abrazo
B.
PD. Me encantó tu comentario, gracias.

Frabisa dijo...

"Existe, por otra parte, una creciente intolerancia al malestar, a las contrariedades."

Sí, Walden, suscribo esa frase en primera persona. Sin embargo yo justifico mi "intolerancia" al desgaste que produce vivir durante muchos años. Me cuesta entenderlo en gente joven que antes de empezar a caminar, ya están cansados.

Un beso

Walden dijo...

Hola Gabriela, estoy de acuerdo contigo, lo bueno es darse cuenta de que te está afectando para abrir el botiquín y actuar.
Gracias por pasarte. Un beso.

Walden dijo...

Irreverens: Sí, es un buen deseo, creo que bastante compartido.
Un saludo.

Barb: Exactamente. No le pongo ni una coma a tu comentario. Un beso.

Fra: Leyendo tus blogs, viendo tus actividades, no se te ve muy desgastada por el paso de los años. ¿Cuando eras más joven eras más tolerante?

Anónimo dijo...

¡Qué guapo eres Walden!¡Cada día me gustas más!Lo de la piruleta, ¿es una invitación para tus admiradoras secretas? Si me dejas, la comparto contigo.¡Un beso grande!

Margarita

Walden dijo...

Siempre he sospechado que tenía una fuerte carga erótica, así que no me extraña que lo de comer piruletas sea una especie de propuesta inconsciente.
Pasea más a menudo por aquí, Margarita.

Anónimo dijo...

yo tengo que encontrar ese botón que al parecer tenemos tod@s....y el mío dónde puñetas está???, sí, sí....estoy estresada, tengo ansiedad, y no sé cuántas cosas más..........lo importante, que sigo buscando, buscando y al final lo encontraré.Ya os aviso!!!un saludo a tod@s.mjesús