jueves, 27 de enero de 2011

Lleva la pelota Messi



En cuanto mis rodillas entran en contacto con el suelo de la habitación, en mi genuflexión nocturna diaria dedicada a la oración, antes de pedir por cada uno de mis pacientes, dedico unos segundos de agradecimiento a los influyentes psicólogos que han diseñado el mundo occidental actual. Hay que ser agradecidos. Mis amigos no creen esta teoría, ni la de que los hombres y las mujeres arrojan los objetos de una manera diferente. Pero los datos son los datos.

El primer paso para que nunca nos falte clientela, un paso a largo plazo,
es cuidar a la cantera.
- Estamos pensando que podríamos poner en marcha en nuestro instituto el programa ese para favorecer la resolución de conflictos.
- ¿¡¡Quéee!!?. Ni se os ocurra. Ese centro ha sido durante años mi principal fuente de ingresos.

También es una suerte ser católicos, ya que el paquete además de la fé incluye la “culpa”. Imagínese que hubiéramos sido protestantes y en lugar de culpa hubieran optado por la “responsabilidad”. Hablo con mis colegas finlandeses, que tienen un 95% o más de protestantes. “No. Aquí cabemos a dos pre-suicidas por cabeza. Una ruina”
La culpa es de los maestros. La culpa es de los padres. Menos mal, ya digo.

- Señora, su hijo no acaba las tareas en clase.
- Señor maestro, su alumno (mi hijo) no se cepilla los dientes.

Es emocionante. Es posible, no sé, que el plan estuviera pensado también para favorecer el consumo, motor por antonomasía sin el cual nada de los demás sería posible. ¿Cómo pudo evolucionar nuestra especie sin saber que ya era otoño en El Corte Inglés? En el mismo proceso de creación del ser humano en un calvo miope con mando a distancia, ya se dieron cuenta de lo beneficioso que iba a ser para nuestra profesión. ¿O primero pensaron en nuestro beneficio y luego se dieron cuenta de lo otro?

- Anda, mira, si además consumen como condenados.
- Corre, llama al FMI, creo que les puede interesar.

Qué acierto. Individuos mascullando sus dolencias, combatiéndolas con LCD o con LED.

- Me hago mucho daño a mí mismo.
- Puesto a hacerse daño, elija el BDSM.

Auto-observación, rumiaciones, búsqueda continua de la felicidad, aislamiento, pavor al malestar, incomunicación, trastornos de diseño, normalización de la violencia, desprestigio de lo social, salvamento espiritual a través de cualquier donativo a las ONGs adecuadas, competitividad, necesidad de destacar, intimar virtualmente,…

Fabuloso.

- Cariño, esta mañana la niña…
- Espera un segundo, que lleva la pelota Messi.

En el momento en el que estoy tumbado en el ansiado sofá, con todas las posibilidades que me ofrecen los 174 canales, el disco duro multimedia y GolTV y los tres mandos a distancia escondidos en mi espalda, me vuelvo a sentir integrado, parte de la comunidad.

14 comentarios:

cathaysa dijo...

:)

...siempre genial.

(tú también)

La chica de la farmacia dijo...

¿Tienes 174 canales? Miiiira, aquí en casa nunca supe cuántos son, pero a la hora que enciendas la tv está en ESPN o en Fox Sports, así que supongo que sólo tenemos dos. Ahhh, no, ¡tenemos tres!, casi olvido a ESPN+

Qué interesante lo que piensas. ¿Será que primero pensaron en su profesión y luego nos jodieron con tanta modernidad? ¿Cuándo fue que nos comenzamos a vivir para consumir y no a la inversa?

El otro día hablaba con alguien que me contaba que su esposo lo acompaña hasta el portón de entrada, la despide con un beso y le desea un lindo día. Hice la prueba en casa...

-Ya me voy a la farma.
-Ok.
-Me pasás a buscar, ¿no?
-¿A qué hora?
-¿Cómo que a qué hora? Cuando cierro la farma.
-Ah, sí. Bueno.
-Bueno, me voy.
-Sí, sí. ¡Break point para Nalbandian!
-...

Y bueno, si Mahoma no va a la montaña...

Un besoabrazo gigante, padrino.

Walden dijo...

jajaja, gracias, Cath. Me gusta mucho tu blog, pero no tienes habilitados los comentarios, ¿no?

Un beso.

Walden dijo...

jajaja, sí, Nalbaldian también es un producto para producir intermitencias. Un genio.
Aquí la cuestión no es cuántos canales ves, sino cuántos canales eres capaz de contratar. Yo sé los que tengo, más o menos, pero sé los que veo, con toda seguridad: cuatro. Mi consumo va de Canal Cocina a los partidos del Madrid. El resto es disco duro. Eso sí, que nadie me quite los mandos. Mi maaaaandoooo.
Un besoabrazo. Hay que insistir. Ya nos falta menos, le he mandado un mail a la Academia.

MAR dijo...

jajajjaj qué buen post...mi hija paso a segúndo de psicología y siempre me invita a charlas...el otro día fui a una sobre la PSICOLOGIA POSITIVA, que se referia a este tema....es poca la gente que va al psicologo para ser más feliz, sólo van cuando se sientes infelices...me incluyo...nos sentimos.
Cariños para ti y gollllllllllllllllllllll
mar :)

Isabel - Frabisa dijo...

Mira que me he reído con tu post, siempre tan irónico, tan ácido y conectando tan bien con mi sentido del humor.

Realmente lo difícil es conseguir sobrevivir con una salud mental más o menos buena :)))

Tienes razón que tenemos casi todas las papeletas para ser carne de cañón de consulta de psicólogo :))

Antes decían que no había nada como ser funcionario, ahora y desde que hasta nos rebajan el sueldo, yo me apunto a que lo que tiene más futuro es tu profesión.

Un beso, Walden y buen finde

MT dijo...

No temas, Walden!Que por mucha resolución de conflictos que implanten en los colegios este negocio no decae seguro!!Son muchos frentes abiertos!!
Eso sí, por mucha ironía que pongas y por mucha gracia que ésta nos haga, sí te digo que no todos/as se lo creen o se toman tan en serio el oficio como tu. Ya sabes, soy fan.
Un besazo!

Historias de Mujeres dijo...

Walden tanto tiempo he pasado sin leerte y me doy cuenta que te has soltado muchísimo con tus textos. Congratulations!
GM

Irreverens dijo...

¡jijijiji! Pues mira, entre que las tarifas de traducción están reventadas porque todo se manda ya al Cono Sur y que cada día me atraen más los temas "mentales"...
ya sólo me faltaba leer tu post para terminar de cogerle las ganas.

Mmmm... lo jodido es lo de siempre: hace falta tiempo y dinero para ponerse de nuevo a estudiar... Y mira que ya estudié alguna asignatura de psicología en la UOC hace 3 años, junto con todas las que encontré de filosofía.
:D

Pues eso, que me lo pienso, y en una de estas, me pongo a hacerte la competencia (con muchísima desventaja, claro).

Besotes, Walden.

Walden dijo...

Sé por lo que te leo y los cursos que cuentas que te interesa el tema, así que ánimo. Ya tienes mucho adelantado. Además, ¿quién podría luego hacerle la competencia a Bugs?

Un beso Irre

Walden dijo...

Hola Gabriela, me alegra verte de nuevo por aquí. Por cierto, una edad estupenda.
Un beso.

Walden dijo...

Hola MT, sinceramente creo que todos se toman en serio su profesión, la única diferencia es que, como sabes, yo soy más guapo.

Un beso.

Walden dijo...

Lo ideal, Fra, como en mi caso, es ser un psicólogo y funcionario, por si algo falla.
Un saludo, colega.

Walden dijo...

Llevas razón, Mar, en general, vamos muy poco tanto a los psicólogos como a otros profesionales sanitarios con la intención de prevenir o de mejorar nuestra vida. Creo que es más barata una visita al psicólogo al año que acudir luego durante unos pocos meses seguidos por no haberse hecho un breve chequeo mental.
Un beso. Tu hija ha elegido bien.