jueves, 23 de agosto de 2012

Cómo dominar el mundo en diez sencillos pasos


  1.  

  1. Desregular el mercado financiero


Hay que eliminar cualquier traba legal  que impida que un banco de depósito (ese en el que le ingresan a usted la nómina) pueda jugar con su dinerillo y especular con él.

¡Ah, que esto ya está conseguido! Bien, menos trabajo. Sigamos.

Pero - dirá usted -  y si acumulamos y acumulamos y luego esto salta por los aires, ¿qué haremos? Don’t worry, el estado se encargará de rescatarnos. ¿Qué con qué dinero? Fácil, emitiendo deuda pública, o sea, con el de los contribuyentes, obviously.


     2. Debilitar la resistencia

Es fácil ser sindicalista y organizar movidas cuando estás en una empresa que concentra a cientos de trabajadores, urge pues debilitar cualquier obstáculo organizado que podamos encontrarnos en el camino: si permitimos a las grandes empresas externalizar los costes mediante contratas y disminuir sus plantillas mediantes EREs o prejubilaciones a costa del estado, precarizar el empleo a través reformas laborales, etc., minaremos su base social, bajará la afiliación, los tendremos que financiar para que subsistan y  una vez en gato en la talega, cuando ya sean parte orgánica del aparato,  ¡a ver quién moviliza y con qué credibilidad!


             3.  Fabricar barato, vender caro


Otro problema a solucionar es el de las fronteras, el de las trabas al libre comercio; necesitaremos  poder fabricar en el sitio en el que la mano de obra se acerque a la esclavitud y vender en los lugares que permitan más diferencia frente a lo invertido.

¿Cómo, qué ya hace años que la OMC  y otros similares resolvieron este tema?

           4.  Si lo dicen todos los medios tiene que ser verdad: el pensamiento único

- Pero recortar derechos, salarios, las expectativas de futuro y crear un ejército de desempleados y hacerles creer que es por su propio bien, ¿no sería demasiado peligroso para nuestros intereses?

- Sí, si fueran conscientes de ello y estuvieran organizados y hubiera un modelo alternativo visibilizado  y líderes carismáticos y... Pero a ver, ¿tú qué crees que pasaría si pusieran una manifestación a la hora de un Madrid-Barça? No hace falta que respondas. Lamento comunicarte, de todas formas, que nuestro querido Silvio ya lo solucionó también en Italia: 5 televisiones ayudan más que la legión romana.

La gente protestaría, en todo caso, si entendiera que hay alternativa a lo que les planteamos, pero ¿quiénes ofrecen esas alternativas? Verán  lo que queramos que vean y luego pensarán lo que queramos que piensen, porque cualquier otra información será marginal y si es preciso la sepultaremos (llama a nuestra compi Espe para que te explique la forma).

 Pregunta, si no, en la calle, quién es el presidente de Venezuela y quién es el presidente de Colombia, ¿cuál crees que será más conocido? Ves, ese trabajo también está muy adelantado.

         5.  Sembrar el miedo

Tenemos dinero especulativo, poder para invertirlo dónde más beneficios nos deje, debilitado al movimiento obrero y convencida de que “esto es lo que hay” a buena parte de la población, pero para dominar el mundo necesitamos además, utilizar el miedo y el caos a nuestro antojo.
Melanie Klein se ha tomado la molestia de manualizar el proceso. No se preocupe por qué pueda ser algo subversivo; a usted le servirá por si no sabía cómo hacerlo y a quiénes acudir  (los Chicago Boy’s son muy serviciales) y no crea que lo leerá mucha más gente (salvo los que ya están convencidos y a esos los tenemos localizados).

www.youtube.com/watch?v=gP591bZNc0I (La doctrina del caos)

6       6. Los tomates se le tiran a los que se les puede tirar

Dominar el mundo y salir en la tele es muy aburrido, y lo que es peor, si le pones cara a los que lo dominan igual te la acaban rompiendo. Hace falta títeres a los que se les pueda tirar tomates y poder reemplazarlos para que todo siga igual.

- No creo que tenga dificultad para encontrarlos.

7            7. La ilusión de la libertad es más importante que la libertad misma

Para dejarlo bien  atado hay que crear, por encima de todo ello, la percepción de que tienen  opciones:  ¿Prefieres que te lo recorte todo en un año(PP) o en un trienio(PSOE)?
-         
-       - Mmmm, mejor de golpe
-            - ¡Ey, habla por ti! A mí me gusta más poquito a poco.

              8.Una buena guerra siempre ayuda

Pero (mira que tiene usted ganas de poner pegas) el aumento de las desigualdades, el empobrecimiento, al agotamiento de los recursos del planeta,.. al final, quién va a comprarnos los tablets que fabricamos en China, con materiales del Congo y que cobramos como si fuera made in losMásHonestos.

Pssst… Sí,..  hará falta reconstruir algo, claro,.. de vez en cuando provocamos alguna guerra, una guerrita localizable, lejana, claro. Eso ayuda a regenerar el ambiente y si se matan entre ellos nos liberan a nosotros de inventar cómo hacerlo, que ya tenemos bastante con que el cambio climático nos estropee las vacaciones en el fiordo.

www.youtube.com/watch?v=ykfp1WvVqAY (La historia de las cosas)

      9.    Las corporaciones unidas jamás serán vencidas

Vamos acabando. El número de habitantes de París equivale actualmente al número de personas que tiene el 90% de la riqueza del planeta. No dirá usted que el plan que le hemos preparado para que se incorpore no tiene respaldo empírico. Además somos un club muy solidario, aunque alguno te apuñale y te haya vendido subprimes como si fueran el oro del Vaticano, lo hacen pour soulever un poids si lourde, que la monotonía se hace muuuy pesada, pero en el fondo,  si te decides a incorporarte, no dudes que estaremos a tu lado en todo momento.


           10.   Siempre nos quedará Marte

Y si destruimos este mundo, ¡qué caray!: ¡¡ siempre nos quedará Marte!!

4 comentarios:

Rune Cárter dijo...

Ay Walden, este post no me gusta, que me entra la rabia mala por todas partes :(

Ana dijo...

¡Ay, yo también me he quedado sobrecogida! Si entramos en un estado de estupor, estamos perdidos. ¿O ya lo estamos?
Un abrazo

Walden dijo...

Pues sí, Rune, te entiendo. Yo simplemente intento dirigir esa mala baba en una dirección productiva porque, afortunadamente, no estamos perdidos todavía, Ana.

En la consulta suelo decirle a las personas que por lo que sufren va a pasar (no siempre pasan sin más, claro), que puede ser una cuestión de tiempo, pero que haciendo determinadas cosas podría acortar mucho ese tiempo. Lo que me pregunto es ¿cuántas cosas tendrán que pasarnos para que nos decidamos a hacer algo?

Un abrazo a las dos.

Irreverens dijo...

Esa es la pregunta del millón.

Ya deberíamos haber sacado todo nuestro poco dinero de los bancos, para empezar.

:(

¿Cómo se sustenta un país de casi 50 millones de habitantes, donde solo cotizan 16 millones?

Yo cada día entiendo menos nada...