sábado, 29 de septiembre de 2012

SALUD MENTAL Y CRISIS

Situación actual

Desde que comenzó la crisis, en Grecia ha aumentado un 20% el índice de suicidios. En nuestro país no existen datos publicados, pero sí sabemos que el consumo de antidepresivos y los ansiolíticos han experimentado un incremento considerable también, igual que la asistencia  a consultas psiquiátricas o psicológicas.

Un reciente artículo en la revista "Infocop", se hace eco de una investigación epidemiológica publicada en la revista European Journal of Neurology, cuyos resultados, presentados el el Parlamento Europeo, califican la situación como "una bomba de relojería".

El coste de los trastornos mentales en Europa es enorme. Los trastornos del estado de ánimo encabezan el gasto,113.405.000.000 €,  con bastante diferencia sobre el resto.

La conclusión del informe es la siguiente: "El estigma asociado a los trastornos mentales, así como la ignorancia constituyen los principales obstáculos que están impidiendo ver con claridad el alcance de estos problemas y poder establecer medidas eficaces para hacerles frente... Los trastornos mentales constituyen una seria amenaza para nuestros sistemas de atención sanitaria y social, así como para el futuro de la economía europea". Si tiene interés puede ver la investigación aquí.

Otro artículo recoge también el informe "How mental illness losses out in the NHS" (Sobre cómo la salud mental pierde posiciones en el SNS), en el que se habla sobre la reducción de recursos destinados a los tratamientos psicológicos, a pesar de la evidencia de la eficacia de los mismos en los trastornos citados. Este año, la revista OCU publicó a su vez un informe en el que se concluía que "los antidepresivos y tranquilizantes se prescriben en demasiadas ocasiones, a pesar de que el tratamiento de elección para la ansiedad y la depresión debe ser la psicoterapia".

Esta es la situación pues:

- Un sistema que provoca un incremento de trastornos mentales como nunca hemos conocido antes.
- Recortes sustanciales de los recursos comunitarios y sociosanitarios adecuados para hacerles frente.
- Una elevación enorme del gasto farmacéutico derivada de la situación expuesta.

Los datos relativos a los presupuestos del año 2013 son terribles si consideramos la situación de partida referida antes: Sanidad reduce su presupuesto un 22,6%; los desempleados de larga duración perderán su subsidio debido a la reducción de más del 6% en la partida para prestaciones por desempleo, mientras que prácticamente todo el PIB irá a parar a las manos de nuestros deudores, por encima de cualquier otra necesidad, puesto que ya dejaron esto bien atado PP y PSOE con la siniestra reforma constitucional.

INSTRUMENTOS Y CONSECUENCIAS

La crisis actual es sólo la punta del iceberg de un sistema ya enfermo que destruye el futuro de la humanidad a un ritmo creciente con el único fin de acumular dinero y poder en un número cada vez más limitado de manos. La única diferencia sustancial ahora es a quién le está tocando sufrir las consecuencias más visibles, no que las mismas no la estuvieran sufriendo otras personas ya antes.


Atomizar

El capitalismo ha logrado que en lugar de sentir que formamos parte de una clase social determinada, sea el nivel y tipo de consumo la señal identitaria de las personas (son las marcas, las viviendas, los coches,... lo visible, con lo que nos identificamos como grupo), atomizando así a la sociedad civil y convirtiéndonos inconscientemente en agentes comerciales del sistema: "¿Te gusta mi nuevo móvil?"


En este escenario, la pérdida de trabajo ha acabado rápidamente con los pocos ahorros disponibles, iniciándose una búsqueda activa de empleo que, en el mejor de los casos tiene como premio puestos temporales, precarios y en muchas peores condiciones laborales que el anterior.

Un paciente me contó que tras no encontrar nada en su ámbito laboral - una gestoría- se decidió a ir al campo a pedir trabajo. Con una recomendación bajo el brazo se acercó a la finca que le habían indicado. El encargado lo miró de arriba a abajo y le dijo:

Ves a aquella rumana bajita de allí... Pues esa recoge en un día lo que tú en una semana... y encima seguro que protesta menos.

A mi paciente le entraron ganas de decirle una barbaridad, pero se contuvo, y siguió intentándolo:

Bueno, ¿y en el almacén habría algo para mí?
No, hijo - le respondió condescendiente-, el almacén es para la familia.

Esta situación y el aislamiento con que se vive, provoca una gran inseguridad que acarrea a su vez, altos niveles de ansiedad, problemas de sueño, inquietud psicomotora,.. En suma, algunos de los síntomas iniciales que encontramos en la consulta.


Mecanismos de control: la alienación



Para desmontar las conquistas sociales se necesita, además de la voluntad política para ello, la manipulación de los medios de comunicación de masas, en su inmensa mayoría en manos del poder financiero, como puede comprobarse aquí. Las excepciones que encontramos no lo son porque cuestionen el sistema, sino más bien por la crítica que hacen a la política que lleva a cabo el gobierno.

Los mecanismos de manipulación y sus resultados están ya contrastados: son  simples y básicos. Un ejemplo externo que puede servir de referencia es el siguiente: seguro que usted sabe quién es el presidente de Venezuela, pero muy probablemente no sepa quién lo es de Perú. Si usted no ha hecho nada activamente por informarse de la situación política de uno u otro país, ¿cómo es posible que tenga una idea, imagen y postura formada sobre uno y no sepa nada sobre el otro?

De la misma manera, los mass media convertirán en real lo que muestren, mientras que el resto no existirá o será tangencial. Hacen mal, en este sentido, los medios que circulan por internet o TDT, en autodenominarse "alternativos", porque ese mensaje los convierte directamente en marginales. Son tan reales como los "oficiales", pero afortunadamente, eligen otro punto de vista.

La manipulación implica, por un lado, hacer ver que no hay alternativa, y por otra, buscar un tipo de entes abstractos a los que culpar (yo llamo ente abstracto a todo aquel que haga lo que haga no va a terminar en la cárcel), por ejemplo, la deuda, la inflación, la estabilidad financiera, los mercados,..

Esto es esencial, porque si la situación siguiera igual tras identificar y actuar contra esos culpables, entonces tendríamos que mirar en otra dirección. También podemos meter en este grupo a los "políticos", porque así el sistema se protegerá por una doble vía: evitar que los políticos que tienen una alternativa al sistema sean escuchados y si es necesario, presentar a un fascista que prometa "limpiar" todo lo identificable como causantes de nuestros males: políticos, inmigrantes,..

Hay que distanciar al sujeto de la realidad, la desafección hacia su entorno, a esto lo llamamos alienación. Es una forma de ejercer el control no sólo sobre su vida, sino también sobre su conciencia. Puede leer la novela de Bradbury "Fahrenheit 451" o en su defecto ver la película de Truffaut.




Depresión


Cada persona reacciona de un modo diferente ante la pérdida de empleo, por ejemplo,  pero la falta de perspectiva, la falta de conciencia, hace  que el tipo de respuesta sea muy parecido cuando se dan las circunstancias adecuadas para ello, como en el caso del desempleo de larga duración.

El shock inicial al ser expulsado del mercado de trabajo puede ser modulado por la percepción de temporalidad de la situación, la realización de cursos, entrevistas,..pero llega un momento, cuando lo imaginado se contrasta con la realidad, cuando esa búsqueda activa de empleo fracasa una y otra vez, tras un periodo (días, meses,..) de rabia e indignación especialmente verbal transmitida a familiares y amigos, comienzan a aparecer los síntomas típicos de la depresión: anhedonia, insomnio, pérdida del apetito, baja autoestima, cambios bruscos de humor, aumentan los problemas de pareja,... síntomas que tienen su origen en los mecanismos citados, no ya en la crisis, sino en la gestión de la misma para conseguir los fines previstos.  

Este proceso se deriva de lo que los psicólogos conocemos como "Indefensión aprendida" (ya he hablado en otros posts de esto:viene a decir que si una persona busca una y otra vez soluciones para sus dificultades y no consigue salir, empezará a mostrar síntomas típicamente depresivos).

Este ciudadano o ciudadana es un seguro candidato a quedarse en casa, a no movilizarse. Ya mostré en este post como en cuestión de cinco minutos una profesora  lo induce en una parte de sus alumnos.


Las redes sociales

Las familias, las asociaciones, los recursos sociales,... conforman lo que llamamos "redes sociales". Cuando analizamos los acontecimientos vitales estresantes que sufre una persona, siempre contamos con los factores que pueden amortiguar el resultado de los mismos: sus características de personalidad y la disposición y uso de las redes sociales a las que puede acceder.

En la situación actual nos encontramos con un gran debilitamiento del tejido asociacionista y de los recursos sociales (véase más arriba el panorama que se dibuja para el próximo año). Incluso muchas de las ONGs que cubren necesidades que debería estar incluidas en los Servicios Sociales, están al borde de su desaparición. El panorama es desalentador.

Un amigo me decía que la solución pasa por sustituir los expendedores de preservativos por los de psicofármacos.

Un incremento de los trastornos mentales y una disminución de los recursos asistenciales, es, como decía el informe anterior, "una bomba de relojería".

El miedo

Una herramienta paralela a la inserción de las medidas adoptadas es la instrumentalización del miedo. No hay forma más simple de conseguir algo de alguien que dándole al botón de sus emociones. Si usted quiere caerle bien a alguien bastará con que lo halague convenientemente. A mí me marcó "el hombre del saco" y luego "El lute", de la misma manera que actualmente funciona el miedo a"los mercados".

Si quiere ejemplos de cómo se utiliza en tal sentido el miedo puede ver el documental "Catastroika" (El término “Catastroika”  ha quedado como sinónimo del intento de destrucción de un país entero a través del sometimiento a los mercados, el desmantelamiento de lo público a costa de toda la población).

El miedo está amparado en última instancia por la violencia, la violencia contra el propio pueblo. Es en sí mismo, una forma de violencia, con importantes consecuencias también para la salud mental.

Para sembrar el miedo hace falta amenazar (Grecia:"si salimos del euro volveremos a la Edad Media") y además mostrar la disposición a actuar firmemente (con violencia física) si es necesario (ya estará al tanto de lo ocurrido del 25S).


Este miedo inducido produce un efecto más duradero y terrible que, incluso la depresión misma. El objetivo es que cale en el imaginario popular, en la memoria colectiva  para que sirva de contención en reivindicaciones futuras.

Yo pertenezco a la tercera generación de los que vivieron la guerra civil. A pesar de que mis padres apenas llegaron a conocerla, me transmitieron, como a ellos sus padres,  una serie de mensajes que formaron parte durante décadas del comportamiento socialmente aceptado, aún cuando ya no tuvieran razón de ser. Todavía hoy, por ejemplo, no puedo dejar nada en el plato -desgraciadamente para mi incipiente barriga-, porque viví eso durante años, incluso sin que hubiera peligro de desnutrición o de falta de víveres de un día para otro. En la marquesina de mi casa, durante mi adolescencia, mis padres me pedían que bajara la voz cuando hablaba de política, a pesar de que estábamos ya en la democracia.

Imagine cómo afectará en los trabajos, en las reivindicaciones, en la lucha activa,.. el peso de esta emoción.

Algo raro ocurrió, sin embargo el 25S: miles de personas gritaban "ni un paso atrás", delante de las porras y las prohibidas balas de goma.

Conclusión

A pesar de lo expuesto, soy optimista, nunca vi a tantos jóvenes con tanta formación organizarse y estar dispuesto a cambiar la situación actual. A ellos no les llegó nuestros miedos, ellos, como decía un cartel del 15M: "no sabía que era imposible, fui y lo hice"

Hay que arbitrar recursos sociales de compromiso que permitan que los trastornos mentales citados no se conviertan en una epidemia.

Un último apunte: recuerde que la participación es uno de los mejores factores de protección.

Les dejo un vídeo que merece que lo difundan. Mónica Oltra es una política valenciana, portavoz de Coalició Compromís en las Cortes Valencianas. ¿Todos los políticos son iguales? Oyéndola una ve que no, si hace un seguimiento suyo en internet lo confirmará.






8 comentarios:

Rune Cárter dijo...

Me quedo con la conclusión, porque se me estaba revolviendo el estómago... La verdad es que todo el día leyendo lo mismo, hablando de lo mismo... desmoraliza un poco, pero es lo que toca, yo no quiero decir que no luché de ninguna manera contra esto. No quiero decir que regalé mis derechos, que no quería oir ni quería hablar, ni quería manifestarme o pelear...

En fin... que tengas muy buen domingo...

Ana dijo...

Lo que comentas sobre el miedo, que todavía perduraba incluso cuando llegó la democracia, me ha hecho recordar que, al inicio de ésta, en lo que se llama "la transición", yo, muy jovencita y entusiasmada por participar en todo, oía constantemente a mi padre repetirme una frase: "Tú no te signifiques".
Me la repetía hasta la saciedad porque recordaba -de oídas, porque él era un niño- que cuando acabó la guerra y durante la misma gente muy joven que aparecía en listas de sindicatos, partidos o simplemente asociaciones culturales republicanas habían sido encarcelados o incluso fusilados por ello.
Ya puedo volver a entrar en tu blog con normalidad. ¡Qué alivio!
Un abrazo y que la fuerza nos acompañe.

Walden dijo...

Rune: Lo entiendo perfectamente. No hay día que pase que no piense eso que comentas, ese agotamiento,.. luego imagino las consecuencias de que colectivamente hagamos lo mismo (bajar los brazos) y recobro el ánimo. Pero es realmente pesado.
Este jueves tenemos una reunión de psicólogos con el fin de hacer algo.
Reuniones, huelgas, manifestaciones,.. sí, realmente te entiendo.
Un abrazo.

Walden dijo...

Hola Ana. Pues sí, recuerdo yo también esa tan cacareada frase y esas historias, muchas increíbles si no me las hubieran contado mis padres.
Ni el miedo, ni el ritual del plato vacío han logrado desaparecer de mi cabeza. Los venzo con mucho esfuerzo.

Un beso.

Melània dijo...

Hola, un dato, en España los suicidios han disminuido un 4% (creo que es del periodo 2006-2010). Somos unos cracks!. Creo que la responsabilidad de los psicólogos es dotar de herramientas a los ciudadanos para enfrentarse a la crisis. Pero sin unos mínimos (trabajo, prestaciones, dignidad) realmente no sé ni por donde empezar.
Hasta pronto

Walden dijo...

Mañana tenemos una reunión en el colegio de psicología para debatir este tema y concretar algunas actuaciones.
En España todavía no se han llegado a tomar las medidas de Grecia y vamos un año atrasados con las de Portugal. No soy optimista sobre las repercusiones en la salud mental cuando se concreten (si no podemos detenerlas).

A pesar del papel de algunos procesos psicológicos en todo el proceso, los psicólogos estamos haciendo muy, muy poquito a nivel social para explicarlos y facilitar medidas de afrontamiento. A ver qué sale de estas reuniones.

Estoy contigo en lo que comentas, yo tengo algunas ideas al respecto. Seguramente volveré sobre el tema, porque este post habla expresamente sobre algunos de esos procesos, pero no sobre lo que podemos hacer, ya que hubiera sido muy largo.

Un beso.

Ana dijo...

He enlazado en el face el vídeo de Mónica Oltra.
Ya la conocía porque tengo una compañera de trabajo valenciana que nos hace llegar algunas de sus intervenciones memorables.
¡¡Qué pena que dé la sensación de que está echando agua en un canasto!!

Walden dijo...

jajaja, me ha gustado la imagen de echar agua en el canasto.

Bueno, yo soy más optimista. Ayer leí que el video lo han visto miles de personas. El cambio no se va a producir en los del PP a los que le habla, sino en las personas que miramos a quien se lo dice.

Un beso