viernes, 22 de enero de 2010

INTROPOWER




Los blogs tienen algo, o bastante, de ayuda mutua. Te pones a hablar, no importa tanto de qué, y al cabo de cierto tiempo tienes a un grupo de personas con inquietudes afines o no, dándote ánimos, comentando, aportando, invitando,…

Hasta hace unos meses era un asiduo a un foro de cocina al que ahora, por cuestiones de tiempo, visito menos. Una cosa que me sorprendía agradablemente era el intercambio y el esfuerzo de muchos de sus usuarios por transmitir sus recetas. No sólo las copian sin más, suben las fotos y, a veces, hasta videos. Es como pertenecer a una familia cuyo único afán es facilitarte la vida. Cuando te mueves en ese ambiente, finalmente te encuentras en deuda. Quieres contribuir en la misma medida en que recibes. Es cierto que en muchos casos, sólo se queda en la intención. Pero bueno, también me vale ese espíritu de gratitud.

Como he comentado en otras entradas, sabemos que la mayor cantidad de felicidad la proporciona la conducta pro-social, así que, desde un punto de vista puramente psicológico, son completamente normales los sentimientos y adherencias que provoca este tipo de comportamientos.

La perspectiva de apoyo a terceros permite, además, sustraerse de los procesos rumiativos, te obliga a pensar en algo concreto. Así, cada vez que hago un menú tengo la cámara al lado para hacerle fotos. Ahora, con mi flamante guitarra acústica, entro en Internet y hay un señor que me da unas estupendas clases gratuitas particulares. Yo le mando unos karmas virtuales y lo incluyo en mis oraciones nocturnas. Quizá usted lo vea como un intercambio desigual si no valora mucho la tecnología espiritual, pero recuerde lo bien que se sintió cuando le pusieron tres signos de admiración a su último post.

Cuando reflexiono sobre todo esto me doy cuenta del gran potencial que tiene la humanidad y de las trabas que intereses ajenos al común de los mortales utilizan como zancadillas. Hace unos años me llegó un documental muy bueno sobre el cambio climático, que es un tema políticamente correcto al que se pueden vincular muchas personas, siempre que no haya que colgarse de un torre humeante. Le entregué el documental por diversas vías virtuales a varios amigos con la única condición de que lo vieran y se lo pasaran al menos a otros dos o tres. Un mes más tarde llegó a la consulta un paciente que traía de regalo un cd con el documental, con la única condición de que ¡se lo tenía que pasar al menos a otros cinco!.


Abra un blog, participe, siéntase también virtualmente vivo o viva, aplíquese a la tarea, no importa qué área de conocimiento posea. Lo cotidiano es importante, los sentimientos son comunes e identificables aquí y en China, la empatía fluye y te llega, y te sientes acompañado y partícipe del quehacer colectivo, y luego vas de visita a otras casitas, incluso a ciudades construidas con letras comic sans y conoces a sus personajes y charlas por charlar, sin más pretensiones.
Las barreras técnicas cada vez son más fáciles de saltar. Basta con ponerse a ello para comprobarlo.

Tengo la sensación de que el verdadero poder de las comunidades sociales virtuales está aún por descubrir realmente. Yo lo llamo el INTROPOWER.

Perdonen que les deje, voy a tomar un poco de mate en una casita, aquí, al otro lado del Atlántico.

15 comentarios:

La chica de la farmacia dijo...

...y esa casita bien podría ser la de tu ahijada, que justo, mate en mano, te pregunta con una sonrisa ¿dulce o amargo? =)

Qué linda entrada. INTROPOWER me gusta. "...recuerde lo bien que se sintió cuando le pusieron tres signos de admiración a su último post." ¡Cuánta verdad! Es mágico ésto de que tres signos de admiración te hagan sonreír como lo hacen, de que un "besoabrazo" te dé ganas de volver a escribir y a contar y a comentar para seguir recibiendo "besoabrazos" todo el tiempo; porque hacen falta, porque los necesitamos, porque llegan en el momento indicado y porque sí.

Hablando de eso. ¿Llegan en el momento indicado o el momento lo elegimos nosotros? Jooooo! Mis neuronas regresaron momentáneamente a dejarme dudas... parece que eso no cambia mucho.

Un besoabrazo grande, porque sí, porque hoy tengo ganas de charlar y de regalártelo sin más. Si llega en el momento indicado, me avisas.

Walden dijo...

jaja, ya ves, podría ser tu casita. Ponlo dulce, porfa.
Mis neuronas también son de entrar y salir, tiene que ser por lo de la adolescencia (de ellas, digo).
Un besoabrazo y cerrar los ojos mientras se recibe viene bien a cualquier hora y en cualquier momento. Cierro los ojos un ratito.

Marta dijo...

Heeeeyyy, que yo tengo el cafelito también en la mesacamilla...
Cuanta verdad en lo que comentas, que buenos ratos y como engancha a veces. Miro cada dia a ver si hay novedades en los blogs que sigo. Venga vamos a crear un intropower global.
¡¡¡muy bueno!!!, jajaja

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

MR. WALDEN. Me ha gustado mucho tu entrada de hoy!!! Y pongo tres para que veas, jaja, me has dejado pensando en tu diván... En la pequeña familia que formas en esta red, en esas casitas, pisitosblogs, como llamamos Barbarella y yo a los nuestros...

Justo hoy hablaba sobre la teoría de los seis grados de separación entre las personas y justo tú vas y cuentas lo del ir y venir, lo del efecto boomerang... curioso. Y las zancadillas...
¿Realmente crees que cuando algún iluminati pensó en el orgasmo mundial a equis hora funcionó para generar energía positiva y amorosa al mundo?

Yo cada día tengo más dudas, pero si lo proponen de nuevo... ¿por qué no intentarlo? jajajaj.
Un beso grande y no intentes analizar mi comentario, que si no me encierran, ya sabes...
LADY JONES

Historias de Mujeres dijo...

Hola Walden: que increíble, hace unas semanas le contaba a mi marido sobre cómo podía conectarme mentalmente y a través de las letras con distintas personas y lugares, y le decía que gracias a esto de los blogs podía conocer lugares, que la gente transmite mediante sus relatos y experiencias, incluso sus fotos. Y que eso me maravillaba. Hoy leo tu entrada y veo que no soy la única que va notando lo mismo.
Un saludo.
Gabriela.

Walden dijo...

Marta: Ya estoy de vuelta, espero que no se haya enfriado el cafelito. Uncafelitomesacamillado es estupendo en este tiempo lluvioso. Te apunto para el global, ya somos dos. Un beso.

Lady:Bueno, nosotros comenzamos apagando todo a una hora determinada cada día, luego intentamos tener orgamos lo más asiduamente posible (aunque sean mentales) para que conluyamos un número suficiente, por si acaso tiene un efecto anti-hoyo "ozeánico". Hay que probarlo todo. Jo, no sé si esto ha quedado muy bien al final.
Está bien, no analizo nada. Un beso a las 16:38, que es la hora en la que hemos quedado hoy.

Gabriela: Completamente de acuerdo. El concepto de globalización tiene este apartado con esa carga de comunidad y comunión, al margen de pensarlo en Palo Alto, fabricarlo en China y venderlo en Suecia.
Un abrazo.

Barbarella dijo...

ENTRADA sUBTITULADA: PODER ADENTRO!!!!
Suena como a los super heroes! DAn ganas de poner el puño en alto, y dar un toquecito a la capa.
Es un poder creativo, es el poder de conectar con solo letras, es descUbrir y ser descubierto..ES hacer red.
Un abrazo de BLOQ MAYUS.
b.

Walden dijo...

Ciertamente, buena descripción. A veces creo que incluso trasciende esa vía.
Un beso piñón asterisco.

Anónimo dijo...

Yo creo que de algo tiene que servir además de para que se hagan multimillonarios unos pocos. Apunta a otro para el intropower.
Jesús.

Leonor dijo...

Ahora tenemos tantas casas comunes que una no sabe donde parar a tomarse el cafelito y a veces, me cuesta incluso visitar a todas mis vecinitas virtuales. Tendremos que pesar en algo efectivo para aunar fuerzas y que solo pongan una tetera para todos.
Un beso.

Leonor dijo...

Ahora tenemos tantas casas comunes que una no sabe donde parar a tomarse el cafelito y a veces, me cuesta incluso visitar a todas mis vecinitas virtuales. Tendremos que pesar en algo efectivo para aunar fuerzas y que solo pongan una tetera para todos.
Un beso.

Frabisa dijo...

Mi opinión sobre el tema es menos idealista que la tuya, pero mira, no voy a romper este momento mágico que has conseguido crear con este post.

Dicho lo cual, intropower.

un beso, Walden

Walden dijo...

Jesús: Pues sí, debería servir para algo más. En eso estamos.
Un saludo.

Leonor: Sí, llevas razón, la dispersión. Bueno, tendremos que hacer algo al respecto...
Un abrazo.

Frabisa: Soy un idealista, sí. Espero seguir siéndolo toda mi vida. Siempre he pensado que idealismo más compromiso suelen ser productivos. Gracias por pasarte. A ver cuando haces una tarta salada rica para copiarla.

Luz dijo...

Hola Walden, soy Luz, del instante mágico. Hoy visite mi propio blog despues de muuucho tiempo y regrese a las casitas más confortables. Algunas se han mudado, o como yo, cerraron sus puertas, quien sabe por cuanto tiempo. Y me dio mucha alegria saber que "mi gente" seguia aquí.
¿Soy una bloggera abandónica?

Saludos... y un mate.

Ah! me olvidaba

!!!, por esta entrada

Walden dijo...

Jooooooo, cuánto te he echado de menos. Me gustaba mucho tu blog. Espero que algún día vuelvas al pisito.

Venga, echemos un mate amargo.

Un abrazo Luz.