lunes, 15 de octubre de 2012

SOBRE LO POSIBLE

Había una pintada en las paredes de París durante mayo del 68 que decía: "Sed realistas, pedid lo imposible". Lo imposible no es algo que no pueda conseguirse, es simplemente algo que, o bien está fuera del imaginario popular o bien es conocido pero existe la creencia de que carece de recursos para llevarlo a cabo.





Las consignas como las de arriba y otras tantas ("Sé joven: cállate", "Consumid más; viviréis menos",..) se integraron en la memoria colectiva convertidos en iconos de merchandising y en batallitas de nuestros padres progres, esas que para muchos marcó el fin o el límite de su compromiso.

Althusser escribió unos años más tarde algo que creo hace identificable el actual  movimiento en referencia a aquel otro:  

"Guardaremos el recuerdo de ese mes de mayo en que todo el mundo estaba en la calle, reinaba una auténtica fraternidad, cualquier persona podía hablar con cualquier otra como si la conociera de toda la eternidad, donde todo de repente se había convertido en natural, donde todos creían que la “imaginación tenía el poder”.

En nuestro mayo particular todavía no hemos levantado barricadas, no hay enfrentamientos con los antidisturbios -sólo se corre de ellos o se les intenta explicar infructuosamente el estado de las cosas-, ni hay iconos que preocupen especialmente al poder. La lucha apunta hacia esos órganos insustanciales ("clase política", "mercados") en mayor medida que hacia el sistema, y las redes sociales visibilizan la trastienda de las refriegas y los desmanes, pero quedan lejanas todavía para una gran parte de la población, que sigue nutriéndose de lo que se le entrega en bandeja cada día a la hora de la comida y la cena.

Como en aquella primavera, los partidos de izquierda institucionalizados van a la rémora del movimiento y no digamos ya, los sindicatos mayoritarios. 

Si tiene interés, puede comparar aquella situación con la actual para comprobar cuán diferente, a peor, es la de ahora. Es duro mirar lo que tenemos al alcance sin cerrar los ojos o cambiar de tema. Lo entiendo:


  • Cerca de 6.000.000 de desempleados.
  • Autonomías como Extremadura, con más del 40% de riesgo de pobreza y exclusión social (equivalente a los niveles de Rumanía, por ejemplo) y Andalucía, Murcia y Canarias por encima del 35% u otras como Castilla-La Mancha también muy cercanos a estos índices. 
  • Más de dos millones de niños por debajo del umbral de la pobreza, según UNICEF.
  • Derechos  y libertades adquiridos tras décadas, cercenadas viernes sí y otro también, apoyando tales medidas con discursos incendiarios además.
  • El ataque frontal a lo público vía desprestigio, recortes de sueldo y de presupuestos, que impiden cada vez más frente dignamente a los servicios ofertados,..
  • Se sufragan las deudas de los bancos con dinero público y a los ciudadanos con hipotecas impagadas se les deja sin hogar.
  • Una juventud abocada a seguir los pasos de la emigración de nuestros abuelos.
...

¿Cómo no está todo el mundo en la calle mostrando su indignación y pidiendo un cambio?, ¿Por qué los sindicatos mayoritarios y algunos partidos y organizaciones han decidido establecer una "respuesta de baja intensidad" convocando manifestaciones que son más bien procesiones que sirven como contra-manifestaciones por su esterilidad y la frustración que provocan?,..



¿Qué hace falta para abrir los ojos de la conciencia, para pasar de la queja a la acción?

Jugamos a la primitiva, la lotería,.. porque pensamos que existe la posibilidad de que nos toque, aunque ese circunstancia sea estadísticamente equivalente a que el austríaco Baumgartner nos hubiera caído encima.

Imaginar lo posible nos acerca a actuar sobre la realidad: "Sé realista, pide lo imposible". Todos podemos hacer algo. Seguro. Lo importante es que se convierta en algo visible. Que sume. Que nos saque del grupo de la mayoría silenciosa.


En la consulta lo explico así habitualmente:

"Mire, lo que le voy a explicar le ayudará a superar su problema, pero haber venido aquí y escucharlo no será suficiente. Imagine que le ha tocado un premio de un millón de euros, ¿qué haría? ¿lo recogería ahora o vendría a por él dentro de un año?"

La crisis ha abierto una puerta, la posibilidad de actuar en un escenario en el que podemos cambiar aquello que imaginábamos que era inmutable e irreversible. 


¿Por qué no articular herramientas que permitan abrir esa participación?

Este es un blog sobre psicología. Desde este ámbito también es posible actuar. ¿Por qué no desde el suyo? Ponemos lazos solidarios sin dificultad en nuestros blogs, ¿qué tal un grito unánime cada día, una palabra, una frase breve, que exprese que no estar no significa estar a favor de las medidas que nos imponen? Un NO que recorra esta otra voz común que es capaz de cooperar, dar sin esperar nada a cambio, transmitir nuestros conocimientos por el simple placer de compartir, acoger a los afligidos, apoyar en las dificultades,.. 

Un "NO" en este otro universo de personas reales que descubrimos hace ya mucho que otro mundo es posible.




Les dejo un interesante artículo del psicólogo Vicente Manzano:

http://www.aloj.us.es/vmanzano/docencia/globalizacion/actuar.html





16 comentarios:

Rune Cárter dijo...

No sé qué decirte Walden. Estoy muy triste, perdida y confundida. No sé qué puedo o debo hacer. Siento que se me hace duro sobrevivir al día a día y volcarme en la lucha, como si no me quedaran energías y me da pena porque pienso cuántos más no habrá como yo, que no saben qué hacer y que luchan por mantenerse a flote, esto es: escapar de las garras de la ruina económica cada día, sin saber si al siguiente se conseguirá, y mantener el ánimo sin ceder al sentimiento de fracaso y de vulnerabilidad.
Realmente creo, desde hace unos meses, que no es suficiente esta lucha porque muchos estamos medio perdidos en el sobrevivir. Es lo que Marx y Engels llamaban el lumpenproletariado: aquel tan pobre que se vendería por un trozo de pan, ese que no vale, lamentablemente, para la lucha de clases. Pues ese término se puede extender al que se vendería por un no-deshaucio o por pagar una factura y seguir creyendo que puede vivir, cuando lo que hace es sobrevivir.
Es difícil a veces levantar la cabeza y ver que no estás haciendo lo que tu conciencia te dice, que has cedido al agotamiento y estás en modo supervivencia ON, dejando que te arrebaten todo.

Ana dijo...

Ayer vi en televisión a una señora ya mayor (unos setentaytantos) que decía algo así como: "He venido porque esto no es cosa de unos cuantos jóvenes gamberros; es cosa mía también. Estoy indignada."
Yo todavía no he salido a la calle a decirlo. Vergüenza me da.
Pero creo que hay un dique que no he roto todavía: sigo creyendo que no servirá para nada, que nos tienen cogidos como nunca ni ellos mismo imaginaron.

Irreverens dijo...

Muy elocuente el comentario de Rune.

Yo llevo meses preguntándome lo mismo, Walden. ¿Por qué no estamos todos en la calle? ¿Por qué no zarandeamos a estos politicuchos de tres al cuarto para que al menos hagan rendir cuentas a los que nos estafaron? ¿Por qué seguimos tragando toda esta mierda?

Bueno, en el caso de Cataluña, es evidente. CIU ha tenido la inmensa fortuna de gobernar en el momento en que se celebra la Diada más numerosa de la historia y saca tajada de ello desviando la atención de la gente hacia una independencia tan prometida como desdibujada. Mientras tanto, los catalanes siguen experimentando recortes, copagos, una notable mengua de los servicios públicos y una creciente pobreza. Pero ahí nos tienes: hablando de independencia... Y encima se creen que eso lo va a solucionar todo.
:(

Como tú bien dices, todavía hay demasiada gente que se cree a pies juntillas lo que vociferan los telediarios del signo correspondiente. Por otro lado, el hecho de que nos presenten al enemigo como algo tan intangible y lejano como "los mercados" y la Troika hace que la gente ya no sepa ni a quién derrocar.

En mi humilde opinión, el ánimo general es de estupefacción, impotencia y desánimo.

Pero, ¿cómo cambiar eso?

Un mega abrazo, Walden.
Por cierto, el otro día volví a enlazar tu último post sobre la felicidad en mi Facebook.
:)

Melània dijo...

Hay va mi primer NO: NO a seguir dependiendo de un estado paternalista que nos ha dado la "patada". Creemos una red de apoyo social independiente (palabra clave). NO a consumir políticos, compartamos recursos entre nosotros.
Besos. Hasta pronto

Walden dijo...

Eso que describes Rune no es casual, esas sensaciones de abatimiento están extendidas por buena parte de la población, pero no es fruto de la casualidad. En el colegio de psicología estamos organizando diversas actividades para abordarlo.

Hacer algo que sirva está al alcance de cualquiera, no todo es salir a la calle y sumarse. Desde opinar hasta escribir, pasando por informarse,.. en la cuarta parte del breve documental (6 minutos) "La historia de las cosas" aborda este tema.

A mí particularmente, me provoca un serio conflicto ser consciente de todo y no intentar nada. Sé que existe la posibilidad de que a corto plazo no se consigan grandes cosas, pero como decía "El libro rojo del cole": "ver las cosas de otra manera también puede abrir el futuro".

Cuando vi el documental, hace unos años, "La verdad incómoda", se me ocurrió hacer algunas copias y entregársela a amigos con la condición de que la vieran e hicieran lo mismo. Al cabo de un mes hice un recorrido por un par de ellos y calculamos que había llegado a unas 500 personas.

Podría contarte otras experiencias similares o que acabo de conocer este fin de semana, pero entonces esto sería otro post. Las comentaré otro día.

Un abrazo.

Walden dijo...

Justo ahora es cuando menos cogidos nos tienen, Ana. Estábamos más "cogidos" cuando ignorábamos lo que estaba ocurriendo realmente.

En cualquier caso, su mano sólo puede "coger" a unos pocos, si somos más no podrán. Mira el lema de la camiseta de los jóvenes sin futuro, es fácil entender que cuando nos desposeen de todo, también nos desposeen del miedo. Esta desposesión cada vez va a estar más socializada, por lo que el miedo o las dudas se irán resolviendo por el mero impacto de sus medidas.

Desgraciadamente vas a tener muchas oportunidades de sumarte a la calle, de mostrar de alguna forma pública la indignación.

Un beso Ana.

Walden dijo...

Bueno, Irre, sigo firmando todo lo que dices. Lo veo exactamente igual.

Respecto a por qué no estamos todos ahí, levantando las manos a coro, estamos organizando, como le decía a Rune, distintas actividades en el colegio de psicología al que pertenezco con el fin de ayudar a las personas a afrontar las consecuencias psicológicas de la crisis y para explicar las distintas estrategias de manipulación utilizadas y su repercusión en la actitud de las personas y en su salud mental.

Gracias por lo del Facebook.

Un abrazo conejil.

Walden dijo...

Sí, Malània, en red social y compartir está buena parte de la salida. En ello estamos.

Gracias y un abrazo.

Irreverens dijo...

¡Qué buena iniciativa, Walden! (La del colegio, digo.)
:)

Ya nos dirás, si es que tienes algún documento que difundir.

Walden dijo...

Claro. Te paso documentos si quieres.

Ana dijo...

A mí también me interesan.

Walden dijo...

De acuerdo, pero creo que no tengo tu correo, Ana.

Irreverens dijo...

Mi correo ya lo tienes, ¿verdad? :-)

Irreverens dijo...

Mi correo ya lo tienes, ¿verdad? :-)

Walden dijo...

Pues creía que sí lo tenía localizado, Irre, pero mejor me envías uno, porfa.
Gracias.

Walden dijo...

Porque el que tengo de tu blog creo que no es el mismo que me mandaste, ¿no?