miércoles, 29 de diciembre de 2010

Cómo alcanzar la felicidad




Ya lo anticipé hace justamente ahora un año, la base de la felicidad es la ilusión. Ahora bien, si su ilusión es tan desaforada como la mía, seguramente sufrirá ciertos daños colaterales.

Un día cualquiera del siglo pasado.

Tras mirar la radiografía al trasluz, el médico me señala extrañado un nudo (él dice que es un nudo). “Es la primera vez que veo un colon anudado”. Contengo las ganas de hacer un chiste malo y mi mente busca una explicación, mientras él extiende las recetas que se supone deben contrarrestar la conflictiva compostura de mi tripa. Cuando me ilusiona algo doy un salto de alegría y el colon da otro por su cuenta. Yo vuelvo a poner los pies en el único sitio posible, la tierra. El colon ascendente, en cambio, gira en el aire y se enreda a su vuelta a casa con el descendente, que estaba en otras tareas. Eso, una y otra vez. Podría haber cambiado de órgano diana para celebrar las fiestas. No sé, otro más estable, con menos capacidad de movimiento. Pero, que le voy a hacer, la costumbre es la costumbre.

De vueltas a finales de 2010

No quiero que contenga todo lo ilusionante que puede ser fantasear con grandes cambios positivos en el año venidero. Es lo que procede. Seguramente durante el presente año le habrán pasado cosas malas, pero habrán sido muchas más los desastres que intuyó y que luego no se cumplieron.

Entre enterrar a mi colon por imaginar lo que me iba a deparar la lectura de “Una habitación de invitados” (cómo envidio a los que aún no la han leído), o certificar su defunción por agorero, siempre elegiré la primera.

Centrémonos un poco

Me parece que escribir esto bajo los efectos del champán no está siendo muy fructífero, pero como tampoco me estoy enterando no creo que importe.

Imagino que habrá llegado hasta aquí para ver cuál es el truco para alcanzar la felicidad. Bien. Los capítulos 1 y 2 están en las entradas citadas de los años 2008 y 2009. Este es el tercero y definitivo. Si completa la colección habrá construido finalmente el puente. Aquí tiene mis diez tareas preferidas para cumplir lo prometido:

Tarea 1: Volver a los siete años.

Cierre los ojos. Imagine que es su cumpleaños y que ha pedido un deseo. Imagine que se lo han concedido. Quédese un rato largo disfrutando de su “regalo”.


Tarea 2: La felicidad está muy cerca, tóquela

Échese hacia atrás. Mire a su alrededor. Anote en un papel su nivel actual de felicidad, de 0 = peor que nunca, a 10 = máxima felicidad. Haga algo que esté a su alcance para aumentar dos puntos lo anotado. No tiene por qué ser real, puede imaginarlo.

Tarea 3: Boomerang

Escriba en el procesador de texto, Word o el que utilice: “Me ha encantado esta entrada. Un beso”. Copie lo escrito (Control +C). Entre en veinte blogs y pegue el texto.
Alternativa para los que no tienen blog (aunque los puede sumar para que el efecto sea más potente): Llame a un número importante de amigos y dígales, simplemente, que tenía ganas de saludarlos.
Si tiene pocos amigos en la agenda, pásese por la consulta.

Tarea 4: Contagio

Haga una lista, puede preguntar a otros también, con las diez canciones que, en cuanto comienzan a sonar, uno no puede evitar salir a la pista a bailar. Luego reúnalas y quémelas en un cd. Regálelo para Reyes a todo el mundo (incluido a mí, ya me las arreglaré con mi colon saltarín)

Tarea 5: Contacto físico

Lo más moderno para la felicidad es lo más antiguo en nuestra estructura cerebral. Toque y déjese tocar.

Tarea 6: Trátese como a su mejor amigo

Tenga siempre como referencia ser, al menos, tan bueno y condescendiente con usted, como lo es con sus mejores amigos.

Tarea 7: Una piedra en el camino

La habilidad que más le va a alejar de las consultas de psicología tiene que ver con ser capaz de poner una piedra en el camino. Para que pueda utilizar la razón como soporte de sus actos, necesita interrumpir el caudal de emociones durante el tiempo suficiente como para que la torre de control tome el mando. Trabaje en ello y hará que me dedique definitivamente a la cocina.

Tarea 8: Fahrenheit 451

Fahrenheit 451 es la temperatura a la que arde el papel de los libros (y una peli de Truffaut). Atrévase a quemar todos los libros de autoayuda que le instan a buscar el equilibrio. La homeostasis se parece más a la muerte que a la felicidad. Vivir es desequilibrio, ya sabe: robar un beso o un Boli en El Corte Inglés, levantarse de madrugada en cama ajena, su tripa haciendo malabares, … Atrévase.

Tarea 9: Compromiso

No pase por aquí sin fu, ni fa. Agárrese a mi brazo y cambiemos algo.

Tarea 10: Historiasymentes

Leer asiduamente este blog no lo hará más feliz en 2011, pero a mí sí. Y ya sabe, en el top ten de la felicidad, la máxima puntuación la obtiene hacer feliz a otro. Me encantará ser su objeto-diana.

Feliz, hip (pedrón, quiero decir, perdón) 2011.

19 comentarios:

semilla negra dijo...

Bueno, no corto y pego porque no me cuesta nada escribirlo, "me ha encantado tu blog" gracias por pasarte por el mio...lo que cuento es rigurosamente cierto, en cuanto al colón que te voy a contar, yo no lo tengo exactamente saltarín pero padezcoooo divertíclos que no sabes lo que fastidian, recete médica AJO Y AGUA, segurié leyéndote porque me lo he pasado muy bien y del libro acabo de buscar la referencia, ya te contaré si por la sipnosis me lo compro o se lo pido a mi amigo Jorge que seguro que lo tiene y ya veremos si lo leo...besos y Feliz Año
PD por cierto odio tener que copiar palabrejas absurdas para comentar.

Walden dijo...

Gracias por la visita. Me reí mucho viéndote montada. Yo he pasado situaciones similares, afortunadamente sin viejoverde completando la faena, pero rezando porque se acabara el paseo o que llegara ya a la cuadra (porque yo lo llevaba a un sitio y él se empeñaba en empujar para otro).
Un beso.

Paco Bernal dijo...

Hola!

Yo ya dije que me había encantado tu blog hace unos meses. Ha resultado que, sin ayuda de psicólogo, hago estas tareas o algunas parecidas con bastante regularidad. Así que creo que soy bastante feliz (tengo días como todo el mundo, supongo). Estoy de acuerdo, en cualquier caso, con que la felicidad es encontrar ilusiones. Creo que hacer cosas "que te den marcha" es fundamental.

saludos y un 2011 estupendo.

Paco

AnuKa dijo...

Tu blog me ha gustado siempre, te sigo, aunque rara vez comente. Pero la entrada de hoy, ¡me ha encantado!
Un beso y brindo contigo por el 2011 ¡chin, chin!

Maria dijo...

Tu entrada me ha puesto todavía de mejor humor del que estaba hoy. Siempre logras demostrarnos que las cosas son mucho más fáciles de lo que creíamos. Me han gustado tus tareas consiguefelicidad. ¡Me pongo en ello!

Un beso... y un feliz año.

MT dijo...

Ummm, no te hace falta cocinar para tener una entrada deliciosa!!Como siempre:Gracias, esta vez por este bombón de fin de año. Feliz 2011!

Walden dijo...

Gracias Paco por la visita. A mí me pasa igual, las hago sin ayuda de psicólogo.

Feliz año para ti también.
Un saludo.

Walden dijo...

Gracias Anuka (me encanta la foto)

Otro brindis. Chin chin.

Un beso.

Walden dijo...

María, me he reído mucho con los tópicos que comentas en tu blog. Me alegra que estés de buen humor.

Un beso

Walden dijo...

Gracias a ti, Tere, por ser tan buena persona.

Un beso.

La chica de la farmacia dijo...

La tarea 1, es fácil: ¡hoy es mi cumpleaños! :)

Las tareas 2, 5 y 6, son fáciles también: soy feliz, toquetona y me encanta hacerme mimos a mi misma. Soy mi mejor amiga casi siempre.

La tarea 4 la haré en breve. Prometo que el día de Reyes te la regalo.

La tarea 7, la intentaré. No creo que sea tan fácil, pero la intentaré.

La tarea 8 es mucho más sencilla que las 2, 5 y 6, porque no tengo libros de autoayuda, pero puedo quemar los de cocina total no me dan resultado.

La tarea 9 es excelente. No paso por aquí sin fu ni fa. Camino de tu brazo siempre, desde que te visito, y el mejor cambio es las sonrisas que me arrancas, hasta cuando no tengo ánimos. Tú estás cambiando algo en mi. Es simple.

La tarea 10, puedo equilibrarla con la anterior, porque pasar asiduamente por aquí es de lo que más felicidad me genera. Me alegra que a ti te pase igual.

¡Feliz 2011 padrino! Gracias por cada momento, por cada peli, por cada sonrisa y por cada palabra para tu ahijada. Te adoro.

Ahora sí, que tu colon baile al ritmo de mi música y de las ilusiones. Y que nunca se detenga la música alegre y las ganas de contagiar.

¡Un besoabrazo enoooormeeeee!

PD: “Me ha encantado esta entrada. Un beso” :D

Ali dijo...

Estupenda entrada. Yo tengo la suerte de que muchas de esas tareas las recibí de primera mano, jaja. Eso tengo adelantado. Tengo que darte las gracias por la paciencia que has tenido y por estar siempre ahí, un gran apoyo.

He aprendido a ser feliz.

Un beso y que tengas buena entrada para el próximo año.

Alís dijo...

A mí sí que me hace feliz venir a leerte, así que encantada seguiré teniéndote como objeto-diana.
En cuanto al decálogo, ahora sé por qué el 5 ha sido siempre mi número favorito, aunque creo que ahora añadiré también el 8.

Confieso que al principio me pareció notarte el efecto de las burbujas, pero duró poco. Se te entendió perfectamente.

Walden, te deseo lo mejor para el 2011. Entre este "lo mejor", que sigamos leyéndonos y comentando-dialogando.

Feliz año!!! y besos

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Mr! Perdona que te haya tenido abandonado, leyéndote en las sombras... Pero haciendo caso de tus consejitos, no solo espero hacerte un poco feliz con "me ha gustado esta entrada", si no con un buen brindis blogger y mis mejores deseos 2011. Me ha hecho sonreír todo el tiempo tu pisito, y eso, es genial.

Besos.

LADY JONES

Irreverens dijo...

Yo tomo nota de unas cuantas sugerencias tuyas; pues ya las tengo presentes, pero nunca está de más repasarlas.
:)

Feliz año, Walden.

Siempre es un placer pasar por aquí. Mira, yo creo que hasta me encuentro mejor después de haber leído tu post, ¡jajaja!

(Es que estoy en camita, con fiebre. Pero, tranqui, que me levantaré para cenar y comerme las uvas, ¡faltaría más! Eso sí, nada de cava, que estoy con antibióticos...)
:)

Besos

Claudia dijo...

Hmmm, no sé si preocuparme por lo que acabo de leer o echarme a reír, supongo que reirme a la misma vez que me preocupo le resta importancia.

Feliz año!

Pedro dijo...

Hola Walden, nunca está de más tener cerca tus tareas;además que ahora tenemos que trabajar por tareas, para ser más competentes(competencias básicas hasta en la sopa).
Que el 2011 le traiga a tu blog muchas y variadas entradas!

Saludos.

caminadamilado dijo...

"Me ha encantado esta entrada. Un beso".
¿Te he hecho feliz?.
Pues que esta felicidad te dure siempre, no sólo este año.

Isabel - Frabisa dijo...

Ayyyyyyyyyyyy, Walden, me mataste, mira que empezar a hablar del colon, jajjajajaja con lo rebelde que ha sido el mío hasta que el cirujano lo puso en su lugar, al menos parte (en la basura) y ahora el que queda tiene miedo de que le pase lo mismo y se porta bien.

Como yo me siento totalmente responsable de mi propia felicidad, intento construirla a diario y no relajarme en el intento.
Feliz año.

un beso